miguelmcolon

Gestionar las expectativas
5433
post-template-default,single,single-post,postid-5433,single-format-standard,stockholm-core-2.1,select-child-theme-ver-,select-theme-ver-8.3,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,,qode_menu_,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive

Gestionar las expectativas

Nos entusiasma nuestro trabajo.

En gran medida ese entusiasmo lo provoca la proyectación. Es decir esa función de nuestra profesión de definir el camino que conduce de la idea a la materia.

No es ningún secreto que ese camino es cualquier cosa menos lineal, que se ramifica y nos coloca en ocasiones en vías muertas. Tampoco es un secreto que la mayoría de mis compañeros omiten las piedras del camino prefiriendo la versión narrativa.

Pero no es lo mismo llamar que salir a abrir y, si bien creo que es importante transmitir en primer lugar confianza, no debemos excluir del relato del proceso las dificultades que seguro encontraremos.

La gestión de las expectativas define la calidad de un proyecto. Es decir que el proyecto -el buen proyecto- determina las expectativas e integra las dificultades. Establece ese equilibrio que conduce finalmente al resultado que entusiasma.