miguelmcolon

Espejo Perseo

El espejo es ligero. Se separa deliberadamente de la pared buscando desarraigarse del espacio en el que se instala.

 

El espejo es una instalación que reivindica su identidad como objeto con carácter propio. Esto sería imposible sin las especiales condiciones del perfil que materializa su límite que pasa desapercibido para el usuario pero no para el observador en escorzo.

 

El límite del espejo se materializa en el exacto lugar en el que termina el paspartú y empieza el marco. No es ni una cosa ni la otra pero toma de ambas su función principal. Desaparece frontalmente y posibilita que el usuario no se distraiga de su reflejo (paspartú), pero protege y oculta el canto (Marco) que nos recuerda que el espejo es un útil engañoso, una trampa para nuestros sentidos, un cristal con aditivos.

 

Es un paspartú sin dimensión en el plano del espejo y es un marco que no sujeta el espejo, sino al revés. Cada elemento busca su propia desaparición, como el espejo que busca ser enteramente sustituido por la imagen que nos devuelve.

 

SITUACIÓN

Barcelona

CLIENTE

Privado

SUPERFICIE

A medida

COLABORADORES

Aida García Martínez

Date

2016

Category

Diseño