Cierto que no tenía un buen oído pero, ¡qué importaba! adoraba mi música…

Amadeus (Miloš Forman, 1984)